La Visita de la Vieja Dama

F. Dürrenmatt

Corren los años 60 del siglo pasado. Güllen, un pueblo en un lugar cualquiera de la línea de tren Lisboa – Estocolmo ve como su antes fructífera industria siderúrgica está quebrando inexplicablemente y sumiéndolo en la bancarrota.

Sus habitantes, obligados muchos a vivir del subsidio del paro, esperan con ilusión la llegada de Klara Zajanassian, una mujer nacida en Gúllen 50 años atrás, que se enriqueció justo cuando dejó el pueblo. Saben que, la ahora vieja dama, ha realizado donaciones en aldeas colindantes. En Güllen esperan entonces conseguir una ayuda económica más cuantiosa por ser el pueblo natal de la millonaria.

Sin embargo, ¿son de alguna manera conscientes del precio que en realidad tendrán que pagar por este dinero?

A los habitantes de Güllen –

David Alonso, Director

Un sinfín de personajes sumidos en una fábula sencilla, dinamismo y cierto toque irónico a la par que una profunda trascendencia, me revelaron este texto como adecuado para nuestros propósitos. Durante el proceso de montaje hemos descubierto entre todos la magnanimidad de esta obra maestra de la historia del teatro. Ahora sólo nos disponemos a mostrarles lo que hemos humildemente conseguido, después de asumir durante el trayecto las dificultades que esta texto conlleva para un grupo como el nuestro.

Escrita en 1956, apenas unos años después de la segunda guerra mundial, su autor ya advierte de los peligros de la implantación de un sistema económico que venera con fervor a un dios conocido hoy por todos: el dinero, el poder, la fortuna. En plena época del sueño americano, Dürrenmatt, con un texto, – más bien una parábola dramatizada, su padre era pastor –, vaticina las consecuencias de colocar el progreso como adalid de los valores humanos.

Ahora, justo 60 años después, cuando Europa está asolada por una crisis que va más allá de lo económico, una crisis casi emocional, no podemos más que postrarnos ante lo profético del autor suizo. Países descuartizados por ansias de poder de otros, empresas que llevan años cometiendo fraude para ser más rentables, trabajadores exprimidos en fábricas angostas, refugiados que esperan hambrientos a las puertas del primer mundo una resolución de una unión económica europea, son, en el fondo, consecuencias a largo plazo de aquella vez en la que Europa se postró ante el manto de un progreso sustento solamente en eslóganes publicitarios, sin atender a las posibles consecuencias que esta veneración podía traer consigo. Yo, desde aquí, y sin ánimo de dañar sensibilidades, les animo a preguntarse, queridos gulenses, ¿es necesario matar para que nuestras manos estén manchadas de sangre?

Fotos

 

Reparto (por orden de intervención)

Carnicera  –  Marta Fernández
Ciudadana / Reportera – Irune González
Ciudadana 2 / La Mujer  – Flora Calvo
Pintor  – Antonio Redondo
Alcaldesa  – Josefina Pérez
Maestra  – Myriam Errepunto
Madre Superiora – Pilar García Tejero
Ill  – Luis Chamorro

Policía  – Miguel Campari
Klara  – Elena Galán
Boby – Paloma Real
Koby / Jefe de Estación (off) / Cámara (off) – Bernardo Hernández
La Hija – Raquel Perea Calvo

Coordinación de vestuario Elena Galán
Coordinación de utilería Pilar García Tejero, David Alonso
Construcción utilería comestible Crowns Bakery (www.crownsbakery.es)

Escenografía / Iluminación Yeray González (AADEE)

Construcción escenografía Yeray González, David Fontela, David Alonso

Ayudantía de producción Josefina Pérez
Ayudantía de dirección Flora Calvo

Versión y Dirección David Alonso