Oct / 24

Alberto Conejero, el último premio nacional de literatura teatral, se cuela en nuestros salones

David Alonso Blog 2 Comments

Tengo Teatro quiere ofrecer a sus miembros una enseñanza de calidad y un espacio de conocimiento completo del arte teatral. Por eso, y como recuperación de las clases presenciales a las que los estudiantes no puedan asistir, la escuela ofrece sesiones online gratuitas con nombres importantes de la escena actual, lo que les acerca al teatro profesional. Estas sesiones están abiertas a exalumnos, amigos y familiares por un precio muy reducido.

Hoy sábado, 24 de octubre, los alumnos y alumnas de Tengo Teatro han podido disfrutar de una charla coloquio gratuita muy especial. Alberto Conejero, el último premio nacional de literatura dramática y premio Max en el 2016, ha compartido con todos ellos algunas de sus ideas en el proceso de creación del personaje.

En la charla bajo el título El Autor entre el Actor y el Personaje Conejero ha repasado seis puntos que considera imprescindibles a la hora de crear personajes dramáticos.

  1. “De un personaje no se puede nunca saber todo” decía el dramaturgo. Es importante ser consciente de que el autor aporta en el texto los datos sobre el personaje que son relevantes para el conflicto, recomendando a actores o actrices completar los vacíos de información respecto a antecendentes, circunstancias dadas, etc., que sean cruciales para potenciar ese conflicto. Es imposible saberlo todo de un personaje, pero no todo es imprescindible para ponerlo en escena.
  2. “Un personaje es una fuerza que desea” y es el deseo, como esa pulsión hacia lo ausente, lo que le falta, es lo que le mueve. El objetivo está ahí, como algo que el personaje debe conseguir, pero su deseo, a veces incluso en contra del propio objetivo, le mueve más allá de lo que le conviene. “En ocasiones el deseo es secreto y el personaje sólo lo muestra por momentos y depende de con quién (…) Este deseo construye una imagen muy nítida en la mente del personaje”, de lo que le falta por conseguir y mueve los impulsos más primarios porque no entiende de moral: el deseo siempre le pone en riesgo.
  3. El vínculo catastrófico es otro de los conceptos que Conejero aportó. “Con quien no hay vínculo, no hay conflicto” aseguraba, por eso, es el vínculo previo a cualquier conflicto. Recomendó a los actores y actrices preguntarse el grado de ese vínculo con el resto de los personajes como hace él a la hora de crearlos, haciéndose preguntas como: ¿qué tiene mi personaje en común con mi contrario en la obra, con mi némesis?,¿qué me separa de mis aliados en la obra? Cuanto más arraigado sea el vínculo más grande será el conflicto.
  4. La intimidad con el personaje para evitar la intimación por parte del mismo. Conejero nos habló de su relación con el personaje de una manera íntima, siendo consciente que cada rol en sus libretos explora algo íntimo de él mismo, algo que le da pudor. El actor o actriz debe buscar esa relación de intimidad con sus personajes, ver qué cuentan sobre ellos mismos, qué les apetece investigar, mostrar o no mostrar. Esa relación intima es lo que da alma a los personajes que interpreta.
  5. “No hay actor perfecto para un personaje” aseguró de una forma tajante. Cada uno aportará algo al personaje que sea único y aprovechar esa singularidad es el reto del actor o actriz para que su creatividad no quede escondida detrás del personaje.
  6. El juego sagrado como manera de afrontar la obra. Él, como autor y como director, lanza a sus actores y actrices a un terreno de juego, donde todos se divierten aunque pretendan dotar de verdad los conflictos entre ellos. Esta diversión, este juego sagrado, es vital en el teatro y es lo que lo dota de lo más parecido a la eternidad. “Cuando jugamos, por un momento se nos olvida incluso la muerte”.

La charla ha permitido a los asistentes preguntar a Conejero sus dudas e inquietudes respecto a la creación de personajes.

Contar con espacios como este es, sin duda alguna, una oportunidad única para nosotros de conocer de primera mano las opiniones de los grandes profesionales que reflexionan en su día a día sobre el teatro. Contar con artistas de la talla de Alberto Conejero es un lujo que no todos tienen a su alcance.

Alberto Conejero

Alberto Conejero es representante de una nueva generación de dramaturgos.

Habitual de los escenarios alternativos de Madrid (Nave73, La pensión de pulgas) y defensor de los derechos LGTB, la homosexualidad ha sido un tema presente en algunos de sus mejores trabajos. Su trabajo más galardonado: La piedra oscura, pieza en la que aborda la persistencia del ser, tomando como marco de fondo la relación entre Federico García Lorca y el que fuera su último compañero, Rafael Rodríguez Rapún. Acaba de ganar el premio nacional de literatura dramática con La Geometría del Trigo

Comments
  • Fue una charla muy enriquecedora. Me voy con muchas ideas y consejos que no sólo me servirán para el teatro, sino también para mi vida personal. Gracias a Tengo Teatro por impulsar estas actividades.

  • Agradecer a Tengo Teatro la oportunidad de participar en esta charla con Alberto Conejero reconocido dramaturgo. No paré de tomar notas pues supo transmitir de manera muy honesta la visión del dramaturgo en el texto trasladado al papel del actor o actriz a la hora de interpretarlo. Estas charlas me permiten complementar mi formación como actriz ampliando mis conocimientos teatrales y mejorando la técnica. Es por lo que me siento enormemente agradecida y siempre intento no perdérmelas. Dan una visión global del mundo escénico viendo las distintas relaciones que se establece, dramaturgo-actor,director-actor,productor-actor..

Leave a Comment